Profesora autodidáctica en el aprendizaje de la programación. Actualmente se especializa en la evaluación y didáctica de la enseñanza de la programación y la robótica, enfocado en docentes y niños (desde los 8 a 14 años).

 

“La importancia de aprender programación se concentra en tres pilares fundamentales: Desarrollo del pensamiento Lógico, Resolución de Problemas y Comunicar ideas.”

 

Conectando el inglés con la programación, Carla nos comenta que las niñas y los niños tienen un gran potencial cerebral, que hay que aprovechar con las oportunidades de aprendizaje que se presenten, y sin duda, la programación es un acierto, sobre todo por el desarrollo del Pensamiento Computacional.

 

Por último, Carla nos invita a inscribirse en Jóvenes Programadores, aprovechando estas oportunidades de aprendizaje significativo,  con contenido, y que nos pueden cambiar la vida.

Trabajo en un colegio público como encargado de laboratorio de computación. Comencé a realizar las certificaciones en Jóvenes Programadores con la intención de poder presentarles a los estudiantes que el futuro está en sus manos, como bien lo saben, pero como adultos es nuestro deber inculcarles el buen uso de la tecnología.

 

Presenté la iniciativa a la Dirección del colegio para poder enseñar a programar en Scratch, plataforma que nos brinda la facilidad de poder crear un juego. Les gustó tanto que hoy en día los estudiantes que están en mi taller son capaces de desarrollar los ejercicios y se divierten pensando.

 

Personalmente, Jóvenes Programadores fortalece y ayuda a poder desempeñar o capacitar a personas en el ámbito que más me apasiona. Creo que para mejorar la educación en Chile debemos partir con la base y para mí, esta es enseñarles a los estudiantes la realidad de la informática, la realidad de lo que se viene, que es la programación.

La experiencia con la plataforma de Jóvenes Programadores fue sumamente enriquecedora tanto para mí como para mis estudiantes.

 

Lo interesante es que te permite trabajar con metas claras y permite a cada estudiante avanzar a su propio ritmo, respetando la diversidad de estilos de aprendizaje.

 

El diseño de cada sesión tiene objetivos claros y ejercicios que refuerzan los contenidos, espero volver a implementarlo el próximo año con el módulo de Scratch 3.0 y App Inventor.